En Linux se utiliza la consola. En realidad casi todo se puede hacer de modo gráfico, pero siempre acabo utilizando la consola. No sé si por romanticismo, comodidad o frikismo. Una de las cosas malas de utilizar la consola es que, a veces, utilizas de forma habitual comando largos y para que nos vamos a engañar, servidor como la mayoría, es un poco vago. Para solucionarnos la vida, existe el comando alias, que permite acortar un comando largo a otro más corto. La sintaxis es tal que así:

alias comando_corto='comando_largo'

Por ejemplo, últimamente, estoy diseñando una web en servidor local por lo que hay 3 comandos que utilizo a diario: parar el servidor, iniciarlo y reiniciarlo, respectivamente.

sudo /opt/lampp/lampp stop
sudo /opt/lampp/lampp start
sudo /opt/lampp/lampp restart

Cansado ya de escribir tanto, he creado alias para cada comando:

alias wpstop='sudo /opt/lampp/lampp stop'
alias wpstart='sudo /opt/lampp/lampp start'
alias wprestart='sudo /opt/lampp/lampp restart'

Ahora, en vez de escribir tanto, sólo tengo que teclear:

wpstop
wpstart
wprestart

Genial! Tranquilo no nos emocionemos, que la vida no es tan guay. Todos los cambios que hemos creado solo se mantienen durante la sesión actual, cuando apagamos o reiniciamos todos los alias se pierden. WTF! Hay solución, tranquilos!

Para que los cambios sean permanentes,via terminal abrimos el fichero .bashrc (cada uno con su editor favorito, yo uso leafpad pero puede ser cualquiera):

sudo leafpad /home/tu_usuario/.bashrc

Si .bashrc no existe, no hay problema si lo creamos. Abierto el archivo añadimos al final del archivo nuestros nuevos alias tal como lo escribimos antes en la terminal:

alias wpstop='sudo /opt/lampp/lampp stop'
alias wpstart='sudo /opt/lampp/lampp start'
alias wprestart='sudo /opt/lampp/lampp restart'

Y ya tenemos creados los alias para siempre.

Basado en: paraisolinux

Anuncios